Cuentos mágicos de Enid Blyton para leer en cinco minutos

cuentos libros

Déjate envolver por el mundo de la fantasía, donde los globos de colores, las pastillas para el mal humor, los trasgos no muy listos y los conejos y los zorros que hablan parecen querer salirse del cuento. Nosotras ya lo hemos hecho, sobre todo la pequeña de la casa que no hace más que pedirle a su hermana mayor que le lea otro cuento. Por supuesto que te hablo de los ‘Cuentos mágicos de Enid Blyton para leer en cinco minutos’, ¿quieres saber por qué nos ha gustado tanto?

Como te iba diciendo, ‘Cuentos mágicos de Enid Blyton para leer en cinco minutos’, ilustraciones de Rosa M. Curto, ediciones Bruño, se ha convertido en el libro favorito de mi hija pequeña. No es para menos, se trata de una serie de cuentos sencillos de leer y muy divertidos en los que la magia se puede ver en cada página. Son en total quince relatos cortos perfectos para que niños y niñas se lo pasen en grande.

Esos quince relatos se pueden leer de forma salteada. Nosotros, más bien mi hija, lo que hace es abrir el cuento por una página al azar, ir al inicio del capítulo y empezar a leer unas líneas. Como la historia enseguida le encanta, pero aún no tiene suficiente soltura para leerla entera, no tarda en decirle a su hermana Elena que se la lea en voz alta. Por cierto, Elena también se ha hecho fan de estos originales cuentos.

Tendrás que leerlos por ti misma, pero por contarte un pequeño adelanto te diré que la historia del trasgo rojo es súper divertida. Se trata de un trasgo, no muy avispado, que se ha puesto como meta atrapar a dos traviesos duendes. Estos duendes, además de traviesos también son tremendamente listos, por lo que no tardan en dar esquinazo al trasgo rojo usando su increíble ingenio.

libros cuentos

Otro de los relatos que hemos leído esta semana y que ha dado mucho de qué hablar a la hora de la cena ha sido ‘Las cinco habichuelas perdidas’. Tino guardaba con mucho mimo en una bolsita las cinco habichuelas que le había regalado su profesor. Un día, mientras jugaba con su perro, se le cayeron de la bolsa y las perdió. Pasaron unos meses sin que Tino pudiera hacer nada por encontrar sus preciadas habichuelas, hasta que de pronto un día descubrió que había crecido una planta un tanto extraña en el jardín de su casa… Hasta ahí puedo contar, las niñas siempre le dicen a sus amigos del cole que tienen que leerse el cuento para saber el final así que yo voy a decirte a ti lo mismo.

¡No dejes de contarme si este libro también se ha convertido en el favorito de tus hijos!

También te gustará leer...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>