Novela juvenil: Cuídate mucho desnuda el trap


mejores novelas juveniles

Muchos niños se van a la cama con un libro bajo el brazo. Sin embargo, esto suele cambiar cuando entran en la adolescencia. Si te preguntas por qué, creo que tiene que ver con la obligatoriedad en el instituto y con que encuentran pocos libros que les hablen directamente a ellos. Además, la novela juvenil suele tener una intención didáctica tan clara, que inmediatamente se dan cuenta de que le están “sermoneando”, en vez de tratarlos como personas con inquietudes, preocupaciones y situaciones complejas. Cuídate mucho, de Alberto Acerete, acierta en este sentido: trata a los lectores adolescentes como seres humanos complejos y, al mismo tiempo, también nos ayuda a las Familias Activas a entenderlos. En este caso, lo hace partiendo de una situación que perfectamente podría ser parte de una de las canciones que tan de moda están, pero a la que, pocas veces, atendemos de verdad

Cuídate mucho: el trap y la adolescencia en una novela

Es imposible no haber escuchado una canción de raggaetón o de trap. Las historias de estas canciones se sitúan en un ambiente de delincuencia, donde la violencia está normalizada. En medio de este ambiente, se produce una historia de atracción afectiva, sexual o un conflicto con otra persona. Sin embargo, el ritmo pegadizo de estas canciones hace que tomemos con cierta frivolidad lo que se está contando, ¿por qué la delincuencia es la única salida? ¿por qué los protagonistas entienden las relaciones desiguales y agresivas como normales? ¿por qué la obtención del dinero es deseable? ¿por qué la juerga es la única salida?

Lo que hace Alberto Acerete con la novela juvenil Cuídate mucho es intentar humanizar todo este contexto, de forma que construye unos personajes que podrían ser los protagonistas de estas canciones, pero sin ese ritmo pegadizo, sino con un estilo realista. Al mismo tiempo, a las Familias Activas nos ayudará a comprender esta realidad, pero también podremos contestar a las preguntas que hacíamos arriba.

Sara es hija de una madre soltera trabajadora. Eva vive con su abuela. Ambas pasan las tardes en un banco, con los cascos puestos y mirando al infinito. Las dos se sienten solas, tienen pocas esperanzas en el futuro y cuando piensan en el instituto, lo ven como un lugar en el que le hablan de cosas que no tienen nada que ver con ellas. Sin embargo, Eva se muestra más decidida a terminar la ESO. Sara está harta. De repente, un día un niño pequeño se les acerca. La madre le sigue. Poco a poco,Sara y la madre del niño pequeño van haciéndose amigas, hasta que esta última, le ofrece droga. A partir de ese momento, Sara entra en una espiral de drogas, alcohol y prostitución. No sabe cómo salir y su madre apenas se da cuenta de la vida que tiene Sara porque debe trabajar muchas horas para poder darle de comer.

A pesar de la abnegación de la madre, Sara se encuentra sola y no tiene con quién hablar. Pasa los días viendo a su madre trabajar sin descanso, a pesar de que apenas tienen para los gastos mínimos. En el instituto, en ninguna asignatura se habla de familias como la suya ni como la de su amiga Eva, donde no hay madre ni padre, sino abuelas. Por tanto, es demasiado sensible a las muestras de cariño, a la evasión a través de las drogas o la diversión inmediata que te da la posibilidad de tener dinero con rapidez…

Así, los lectores entenderán a los niños y a la madre. Sin ese “sermón” que tanto temen, comprenderán que lo que escuchan en las canciones es real y mucho más complicado con unas rimas. Las personas reales tienen emociones complicadas, como ellos, pero la manera de solucionar los problemas no es dejarse llevar por la corriente sino aprender a cuidar de uno mismo, agarrarse a quien de verdad te quiere y, quizá, preguntarte, ¿por qué hay gente como Sara? ¿Qué podemos hacer para que dejen de existir las Saras del mundo?

También te gustará leer...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>