“2001: Una odisea en el espacio” L’Auditori de Barcelona

2001-kubrick-concierto-barcelona
2001: Una odisea en el espacio (1968) de Stanley Kubrick es probablemente una de las películas más analizadas de la historia del cine. Título imprescindible para los amantes del género de la ciencia-ficción, además de determinante en el devenir vocacional de nuevos cineastas, filósofos y científicos por igual. Hace dos años celebró su 50 aniversario, lo que posibilitó su reestreno en cines. Muchos tuvieron la ocasión de verla por primera vez o incluso reconciliarse con su discurso. No en vano se trata de un relato con elementos herméticos no aptos para todo tipo de públicos. Kubrick consiguió con ella una obra en constante evolución, ya que no es lo mismo verla cuando eres joven que cuando eres más adulto.

Uno de los puntos fundamentales de su halo mítico lo encontramos en la banda sonora. Siempre suele aparecer en los listados de aquellas películas que hacen uso de la música clásica en sus escenas. Es decir, Kubrick optó por el uso de composiciones previamente realizadas y las descontextualizó llevándolas a un terreno totalmente distinto para el que fueron creadas.
Al principio, la banda sonora corrió a cargo de Alex North, un compositor estadounidense considerado como uno de los mejores de su generación. Su carrera le llevaría a trabajar con directores de la talla de John Ford, William Wyler, Carol Reed, John Huston y Elia Kazan. Algunos ejemplos de su trabajo los encontramos en Las sandalias del pescador (Michael Anderson, 1968), ¿Quién teme a Virginia Woolf? (Mike Nichols, 1966), El tormento y el éxtasis (Carol Reed, 1965) y en epopeyas históricas como Cleopatra (Joseph L. Mankiewicz, 1963). En la década de los años 60 se asociaría con Stanley Kubrick, quién lo eligió para realizar la música de Espartaco (1960). Fue precisamente con este último con el que recibiría el golpe más duro de su trayectoria. Kubrick le encargaría la realización de la compleja partitura de 2001: Una odisea en el espacio. El cineasta, sin consultarte, tomó la decisión de sustituir toda la música de North por piezas clásicas. Éste se enteraría de ello durante uno de los preestrenos.
2001-stanley-kubrick-concierto-barcelona
La película a partir de entonces contó con la música de la familia Strauss, en concreto con dos piezas mundialmente famosas: Así habló Zaratustra de Richard Strauss y El Danubio Azul de Johann Strauss hijo. La primera acompaña a las poderosas imágenes iniciales en el segmento dedicado al amanecer del hombre, y la segunda funciona a la perfección como vals entre la lanzadera y la base espacial.
ND  EXIT  PELICULA  2001  UNA ODISEA DEL ESPACIO
Otros pasajes, que nos narran el viaje de la nave por las vastas distancias del Sistema Solar, la aparición del monolito o el alucinógeno final que experimenta el protagonista, son subrayados por la música del compositor húngaro György Ligeti. En el film podemos escuchar cuatro de sus composiciones: Réquiem, Lux Aeterna, Atmosphères y Aventures.
concierto-2001-una-odisea-en-el-espacio-kubrick
Próximamente podremos disfrutar de todas estas composiciones en el Auditori de Barcelona. El fin de semana del 10, 11 y 12 de enero la OBC (Orquesta Sinfónica de Barcelona y Nacional de Cataluña), junto al coro Madrigal y al coro Francesc Valls interpretarán esta banda sonora en directo sincronizando la música con la proyección de la película en pantalla gigante. Un evento imprescindible para los amantes del cine, los valses vieneses y la música contemporánea.

Para consultar horarios y compra de entradas lo podéis hacer a través del siguiente enlace.

También te gustará leer...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>