“A dos metros de ti”, un regalo emocional

_SA94300.ARW
Hay películas que, sin esperarlas, logran crear una burbuja a nuestro alrededor mientras las vemos, distanciándonos de nuestra realidad y problemas triviales. Pocos títulos generan esta sensación, y más en los tiempos actuales, donde la inmediatez y la falta de poso hace que consumamos los productos audiovisuales como si se tratase de una cadena de comida rápida. A dos metros de ti marca la diferencia, y, tras su fachada juvenil, se revela como uno de los dramas más sobresalientes del año. Consigue lo que otras no hacen, atrapando a los espectadores con inusitada energía. Su comienzo puede parecer frío, pero sin que te des cuenta ya no te suelta.

Esta película está dirigida por el debutante Justin Baldoni y nos narra la historia de dos adolescentes, Stella y Will, que se encuentran en el hospital debido a la fibrosis quística que ambos padecen. Sus extremas condiciones hacen que sus vidas estén sometidas a un tratamiento muy riguroso, hasta el punto de no poder entrar en contacto por el alto riesgo de contagio: rutina hospitalaria, autocontrol y una estricta medicación.
_SB92454.ARW
Stella es una joven decidida que asume su enfermedad de manera rigurosa, mientras que Will es el típico chico rebelde incapaz de adoptar las limitaciones que les imponen. Entre ellos ocurrirá lo inevitable, hasta el punto de cambiar su perspectiva ante la vida. Una suerte de Romeo y Julieta que se resiste ante las exigencias de sus cuidadores.

Se trata de un producto muy comercial orientado al público más joven, pero con unos valores muy validos que la diferencian de otras propuestas para adolescentes. Algunos quizás vean en ella cierto aroma a las novelas de Nicholas Sparks (Un paseo para recordar, El diario de Noah, …) y a los dramas hospitalarios de series como Pulseras Rojas, aunque superando con creces a esta última.
El trabajo interpretativo del trío protagonista es fantástico. Haley Lu Richardson (Stella) crea magia dando vida a su personaje. Tenaz, valiente y decidida, Stella es la joven que todos hubiéramos querido tener como amiga o novia durante la adolescencia. Y por su parte, Cole Sprouse (Will) y Moises Arias (Poe) refuerzan el altísimo nivel de esta historia inolvidable.
DSCF0481.raf

Gran parte del relato gira alrededor de la necesidad de tocarse y abrazarse como parte sentimental indispensable de nuestra existencia. Sin ir más lejos, la cinta presenta un prólogo y una conclusión sobre esta necesidad humana. En definitiva, expresar nuestro afecto más veces de lo que hacemos, aprovechando el tiempo de este regalo llamado vida.

Muchas son las escenas reseñables de esta pequeña joya cinematográfica, pero pocas con la fuerza inusitada de su conmovedor final. Si te dejas atrapar por la historia de Stella y Will vivirás una experiencia emocional como pocas. Un regalo hecho cine. Una película vital indispensable.
pelicula-a-dos-metros-de-ti

También te gustará leer...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>