Dumbo, una rareza mucho más satisfactoria

dumbo-tim-burton-disney
Walt Disney se ha tomado muy en serio este 2019, un año particularmente fructífero para la compañía, no solo en el ámbito de los negocios, con la compra de la 20th Fox especialmente, sino también con el aluvión de estrenos que nos van llegando desde la productora y sus filiales. Dentro de sus planes destaca la presentación de tres remakes a imagen real de tres de sus clásicos animados de más éxito. Pero mientras esperamos la llegada de El rey león y Aladdín, podemos saborear la adaptación que el director Tim Burton ha realizado de Dumbo, el cuarto clásico animado del estudio del ratón.
La película original, estrenada en 1941, y con Estados Unidos en puertas de entrar en la II Guerra Mundial, supuso la salvación de la compañía, asolada por las dificultades económicas tras los fracasos de Pinocho
(1940) y Fantasía(1940). Dumbo, con un presupuesto menor, fue concebido como un largometraje de poco riesgo y gran beneficio. La historia, dentro de su sencillez, vino a conmover a los espectadores en un tiempo donde la oscuridad se cernía por buena parte del mundo. Pasados los años, el bebé elefante que podía volar, gracias a sus enormes orejas, se convirtió en todo un símbolo para Disney. Su tierno mensaje hizo que este film fuera uno de los imprescindibles del cine familiar de su catálogo.

Tim Burton ha encontrado en Dumbo una historia muy afín a su particular estilo.

Tim Burton ha encontrado en Dumbo una historia muy afín a su particular estilo.


No es casualidad que Tim Burton haya sido el elegido para realizar su puesta al día. El director de Eduardo Manostijeras(1990) o Bitelchus(1988) se formó como animador en Disney a comienzos de los años 80, mostrando ya, desde entonces, su inconformismo hacia ciertos aspectos de sus películas. Sin ir más lejos, Burton estuvo trabajando en dos de los clásicos de culto más extraños de aquellos años: Tod y Toby(1981) y Tarón y el caldero mágico(1985). Tras su marcha, siguió entrando y saliendo de la compañía Disney en proyectos concretos, consiguiendo con Pesadilla antes de Navidad(1993), la culminación definitiva de su particular estilo.
El elefante volador despierta la ilusión y también la avaricia de muchos.

El elefante volador despierta la ilusión y también la avaricia de muchos.


El universo de Dumbo resulta un diamante en bruto para este director. Ya la película del 41 contenía buena parte de los elementos que caracterizarían su estilo: los freaks de circo, los payasos tristes, los seres diferentes que no encajan, y muchas otras cosas más, como aquella escena alucinógena, ahora convertida en pompas de jabón, de cuando el elefante se emborrachaba hasta perder el control. Burton recoge las mejores escenas y las adapta, dando lugar a una primera mitad totalmente atada a la trama original, salvo por la aportación de la historia protagonizada por Colin Farrell y sus dos hijos. Probablemente sea esta parte del metraje la más rutinaria de todo el conjunto, para después dar lugar a un festín repleto de imaginación marca de la casa.
Dumbo, al igual que en la película original, es separado de su madre y obligado a actuar en el circo.

Dumbo, al igual que en la película original, es separado de su madre y obligado a actuar en el circo.


Desde la aparición de Michael Keaton, interpretando al magnate V. A. Vandevere, el Dumbo de Burton da un giro de 180º. El éxito del bebé elefante hará que el pequeño circo de los hermanos Medici viaje a un parque temático gigantesco, donde se mercadea con el ocio familiar y el espectáculo de primer orden. Llegados a este punto, el cineasta, de manera paradójica, realiza una crítica clarísima al estilo empresarial de la propia Disney, mostrando sus luces y sombras. Ya de entrada, que una gran compañía como la del señor Vandevere adquiera otra más pequeña, con el contubernio de los bancos de por medio, ya es toda una declaración de principios.
El gigantesco parque temático Dreamland también presenta su lado oscuro tras su vistosidad.

El gigantesco parque temático Dreamland también presenta su lado oscuro tras su vistosidad.


Tim Burton acierta de pleno en cada escena en la que se aleja de la trama clásica, resultando ser una rareza mucho más satisfactoria que otros remakes anteriormente estrenados. Su tercer acto es brillante, especialmente cuando se adentra en la atracción de La isla del terror, una auténtica delicia para cualquier burtoniano de pro. Y escuchar a Danny Elfman, su compositor habitual, versionando algunos pasajes de la banda sonora original es un regocijo difícil de explicar. Dan ganas de montarse en el tren de Casey Jr. y recorrer los Estados Unidos haciendo feliz a la gente.

Podéis ver el tráiler de Dumbo pinchando en el siguiente enlace.

Tim Burton se reencuentra con actores como Eva Green y Michael Keaton en esta producción.

Tim Burton se reencuentra con actores como Eva Green y Michael Keaton en esta producción.

También te gustará leer...

1 Response

  1. OLGA dice:

    Es un giro de 180 grados, no de 360 porque se quedaría en el mismo lugar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>