Divertidos juegos para disfrutar los trayectos en coche

fotocoche

Cuando emprendemos algún plan con nuestros hijos, casi siempre nos centramos en la actividad que vamos a realizar con ellos. Pero, en la mayoría de los casos y si la actividad es fuera de casa, los padres también tenemos en la cabeza la logística que necesitamos cubrir para que todo salga bien y nuestros pequeños disfruten al máximo. Y en esa logística muchas veces toca mover el coche.

Ir a ver un espectáculo, disfrutar de una escapada de fin de semana o simplemente ir a un parque distinto al del barrio implica un desplazamiento en coche. Frases como “mamá cuándo llegamos” o “papá queda mucho” forman parte de nuestro día a día. Que cada niño es un mundo es algo que ya sabemos, pero si no sois de los papás que tienen la suerte de que su pequeño se duerme según se mete en el coche, sabéis lo difícil que es que nuestro pequeño esté feliz de estar sentadito y sin moverse durante largos minutos en el auto.

Por eso, hoy en Familias Activas vamos a darle la vuela y enseñaros que el trayecto en el coche también forma parte de la actividad que vayamos a realizar y que desde el minuto uno podemos pasarlo bien en familia, aunque sea en el coche. No todo es el destino final. Dejemos de lado los móviles, porque hoy toca aprender algunos juegos clásicos que convertirán a cualquier vehículo en todo un centro de diversión. Además ayudan a que a los niños se les haga más corto el trayecto y evita poner nervioso a los padres, sobre todo, al conductor. ¿Tenemos ya todos puestos el cinturón? Pues arrancamos.

El rey de los clásicos es el Veo Veo. Con él los niños aprenden a descubrir los pequeños detalles del paisaje y si están en edad de aprender las letras es todo un reto. Los números también tienen su oportunidad. Ahora toca sumar los dígitos de las matrículas que vayamos viendo. ¿Quién será el más rápido y cometerá menos errores?

Cantar canciones es toda una tradición. Pero os proponemos el juego de las Canciones Mudas. Consiste en escoger un tema que toda la familia conozca y empezar a cantarla todos juntos. Uno debe ser el director de la orquesta (ya veo manos levantadas solicitando el puesto) que a su señal, todos deberán seguir cantando pero en silencio (en sus mentes) y a una nueva señal se retomará la canción en voz alta. La risa está garantizada. Mi experiencia me ha demostrado que, aunque todos deberíamos estar cantando la misma parte al reanudar la canción, cada uno va por su lado. El lío generado les encanta a los pequeños.

Quizás en el asiento de atrás llevemos a todo un artista. Podemos dejarle una cámara de fotos y que dispare al paisaje, a todo aquello que llame su atención en el trayecto. Y habrá premio. Imprimiremos aquella fotografía que más votos sume de la familia o aquella que esconda la mejor historia que nuestro hijo nos cuente sobre ella.

Adivinazas, Palabras encadenadas (la palabra ha de empezar por la última sílaba del vocablo que se acabe de decir), Trabalenguas, Piedra, papel o tijera, Historias estrofadas (cada participante deberá ir añadiendo alguna frase hasta construir una gran y divertida historia), elegir formas en el paisaje, a ver quién ve antes (por ejemplo, un coche verde) … Las posibilidades son infinitas. Solo necesitamos nuestra imaginación y rescatar de nuestra niñez aquellos juegos sencillos que no necesitaban de tecnología. Y, ¿quién sabe, quizás al acostar a nuestros pequeños descubramos que el mejor momento de su día ir en el coche?

También te gustará leer...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>