Siguiendo la pista a Sherlock Holmes

sherlock-holmes-baker-street
Muchos de los viajeros que llegan por primera vez a Londres siguen los pasos de Sherlock Holmes, el famoso detective creado en la literatura por sir Arthur Conan Doyle en 1887. Probablemente se trate de uno de los personajes que más adaptaciones ha tenido, tanto en cine como en televisión, siendo la serie protagonizada por Benedict Cumberbatch una de las de mayor éxito en los últimos tiempos.
Hoy visitaremos algunos de los enclaves que aparecen en la obra de Doyle y en algunas de sus aventuras cinematográficas y televisivas.

Arthur Conan Doyle, creador de Sherlock Holmes

Arthur Conan Doyle, creador de Sherlock Holmes

CASA MUSEO 221 B de Baker Street

En Estudio en Escarlata el doctor John Watson, tras volver de la guerra, decide buscar compañero para compartir piso. El encuentro casual con un conocido del pasado le hará conocer a Sherlock, un hombre, con extraordinarias habilidades, que sirve como detective consultor de Scotland Yard. Ambos compartirán apartamento en Baker Street y más concretamente en el 221B. Una dirección que en la realidad nunca existió y que fue creada posteriormente tras el éxito de las novelas de Doyle.

Estatua de Sherlock Holmes en la salida de la estación de metro de Baker Street.

Estatua de Sherlock Holmes en la salida de la estación de metro de Baker Street.

En la actualidad, los viajeros que llegan a la estación de metro de Baker Street descubren como está completamente ambientada con las siluetas del célebre detective. Al subir a la superficie, una estatua de tres metros nos recibe, anunciando que estamos en el barrio donde comenzaban muchas de sus aventuras.
A continuación es de visita obligada el Museo Sherlock Holmes, una casa-museo dedicada a la vida y la época de finales del siglo XIX. Según las historias del novelista, la casa victoriana, que ocupa el museo, fue la vivienda de los principales personajes: Sherlock, el doctor Watson, y su inseparable ama de llaves, la señorita Hudson.
La casa tiene tres plantas y se encuentra en las mismas condiciones que describen los relatos, profusamente decorada con objetos y muebles de hace más de cien años. En la primera está el dormitorio de Sherlock, además del despacho que compartía con Watson para combatir al crimen.
En la segunda están los cuartos del doctor y Mrs. Hudson, con pertenencias de ambos, dando la sensación de que puedan entrar por la puerta en cualquier momento.
La visita continua en la tercera, donde se recrean, con figuras de cera, algunos de los casos más importantes a los que se enfrentaron. Aquellos que sean muy fans sabrán perfectamente a cuales se hace referencia.
Se trata de un museo que permite tocar y sentarse en algunas de sus sillas, e, incluso, nos podemos colocar el atuendo, el gorro de cazador y la pipa para hacernos fotografías.

La fachada de la Casa Museo de Sherlock Holmes en Londres

La fachada de la Casa Museo de Sherlock Holmes en Londres


Interior del despacho de Sherlock Holmes en el 221B  de Baker Street.

Interior del despacho de Sherlock Holmes en el 221B de Baker Street.

Con el fin de aprovechar bien el día, la visita se puede completar yendo al Museo de Cera Madame Tussauds, muy cercano al 221B de Baker Street.

Pero ojo, la fachada que sale en “Sherlock” no es la de la Casa Museo. La que utilizan en la serie se encuentra en Camden, concretamente en el 187 de North Gower Street. Los encargados de la dirección artística cambiaron el 187 por el icónico 221 B. Bajo esta casa sí que se mantiene el Speedy’s Sandwich bar & café. Para llegar hasta aquí, hay que parar en la estación de Euston Square.

Hay varios touroperadores que realizan rutas guiadas siguiendo las huellas de Sherlock Holmes. La ciudad de Londres está llena de las localizaciones que aparecen en las novelas o en la vida real de Conan Doyle. Por ejemplo, el 2 de Devonshire Place es donde el propio escritor tenía su consulta, lugar donde dedicada su tiempo libre a escribir Escándalo en Bohemia. El edificio en su honor se llama Conan Doyle House.

BASKERVILLE

El sabueso de los Baskerville fue la tercera novela sobre el personaje y una de las más célebres. Fue publicada por entregas en el The Strand Magazine entre 1901 y 1902. Baskerville no existe como tal, la novela y las películas están ambientadas en los páramos de Dartmoor en el condado de Devon, al oeste de Inglaterra.

La historia arranca cuando sir Charles de Baskerville es encontrado muerto en un sendero en el páramo de Devonshire. El doctor Mortimer acude a Londres para buscar ayuda de Sherlock Holmes y le muestra un manuscrito acerca de la maldición de los Baskerville, supuestamente iniciada por Hugo de Baskerville, asesinado por un sabueso infernal como castigo a su maldad.

Una de las adaptaciones más conocidas es la realizada en 1959 por Terence Fisher, con Peter Cushing, André Morell y Christopher Lee como protagonistas.

Peter Cushing en el papel de Sherlock en "El perro de los Baskerville"

Peter Cushing en el papel de Sherlock en “El perro de los Baskerville”


Los páramos de Dartmoor en el condado de Devon inspiraron los escenarios de la tercer novela de Sherlock.

Los páramos de Dartmoor en el condado de Devon inspiraron los escenarios de la tercer novela de Sherlock.

EL LAGO NESS

Realmente el conocido lago nunca apareció en las novelas de Conan Doyle, sino más bien en una de sus mejores adaptaciones, La vida privada de Sherlock Holmes, dirigida por Billy Wilder en 1970 con Robert Stephens y Colin Blakely como protagonistas.
Sherlock Holmes y el doctor Watson parten hacia Escocia para investigar la desaparición del marido de una bella mujer. Una vez allí, descubren que en el caso está involucrada una sociedad que pertenece al Servicio Secreto de su Majestad.

Curiosamente en abril del año 2015 apareció Nessie de verdad. Científicos que inspeccionaban el fondo del Lago Ness en Escocia encontraron una figura de un monstruo de diez metros que se utilizó para el rodaje de la película de Billy Wilder hace 46 años.
Los ingenieros de la empresa noruega Kongsberg Maritime detectaron el objeto, a 180 metros de profundidad, cuando guiaban un robot submarino a través de las profundas aguas del lago, cuyo fondo todavía no se ha cartografiado por completo debido a las dificultades que presenta el escarpado terreno.
La compañía anunció “hemos encontrado un monstruo, aunque no es el que mucha gente habría esperado”.

Nessie haciendo su aparición en la película de Billy Wilder.

Nessie haciendo su aparición en la película de Billy Wilder.

LA CATARATA DE REICHENBACH

Y salimos de Inglaterra viajando concretamente a Suiza, a la catarata de Reichenbach, el lugar que Conan Doyle eligió para asesinar “literalmente” a su personaje en manos del Profesor Moriarty.
Para los seguidores de Sherlock Holmes esta excursión es obligatoria. Aunque en otro tiempo el funicular se usó para las centrales eléctricas, hoy en día vagones de madera de 24 plazas trasladan a los visitantes hasta cerca de la terraza panorámica sobre la cascada y por tanto del lugar donde se desarrolla la novela El problema final.

Las cataratas se encuentran a las afueras del pueblo de Meiringen. Ser el escenario de la muerte (aunque luego lo resucitó debido a la presión popular) ha hecho que esta localidad crezca, encontrando estatuas conmemorativas e incluso calles como Baker Street.

Meirigen también es famosa por ser la cuna de los merengues, el famoso dulce que creó el confitero italiano Gasparini hace unos cuantos siglos.

Para ubicarnos Meiringen es una comuna suiza del cantón de Berna, prácticamente en el centro del país.

La catarata de Reichenbach es uno de los lugares de obligada visita para todo fan de Sherlock

La catarata de Reichenbach es uno de los lugares de obligada visita para todo fan de Sherlock

También te gustará leer...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>