Puente Viesgo, un rincón ideal para las familias

puenteviesgo

Puente Viesgo saltó a primera plana porque la selección española de fútbol, en la época de Javier Clemente, se alojó allí en las semanas previas a la Europa. Y eso se nota, porque cuando entras en los bares y restaurantes de esta localidad cántabra a menos de 30 kilómetros de Santander, sobre sus paredes cuelgan fotos del combinado nacional. Pero Puente Viesgo es mucho más: cuevas preshistóricas, vías verdes para perderse o monumentos de épocas pasadas. ¿Quieres conocer esos lugares imprescindibles para visitar con niños? ¡Apunta!

Un día inolvidable con niños en Puente Viesgo

visitar puente viesgo

En 2007, Puente Viesgo fue galardonada con el premio Pueblo de Cantabria y cuando llegas con el coche a este enclave de singular importancia y referencia turística en los Valles Pasiegos lo entiendes. ¡Es espectácular! Personalmente tuve la sensación, según íbamos acércándonos y dejando atrás la autopista, que entraba en otro país que no era España.

Nuestra primera parada fue, sin duda, las dos cuevas prehistóricas del Monte Castillo: cueva de El Castillo y cueva de las Monedas. Te recomiendo, porque de lo contrario será difícil que puedas entrar, que llames antes para reservar entradas. Hay grupos cada 20 minutos, pero ninguno de ellos sobrepasa las 14 personas. También te aconsejo que vayas con calzado cómodo y, sobre todo, que no resbale.

Estas cavidades constituyen el conjunto más importante de arte rupestre conocido hasta el momento, habiendo sido declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2008 (existen más cuevas, pero no son visitables o se encuentran en estado de conservación).

Quizás lo que más impresiona cuando pones un pie dentro de ambos lugares – además de sus paredes plagadas de representaciones artísticas o su espectáculo de estalactitas, estalagmitas o terrazas colgadas- es pensar que allí hubo vida durante al menos los últimos 150.000 años e imaginar cómo sería su día a día, totalmente diferente al que nosotros tenemos y en el que no podríamos vivir, por ejemplo, sin dispositivos móviles.

Y tras quedarnos impresionados con estas cuevas, nos fuimos a la estación de tren y locomotora Reyerta (arriba en la foto). Construida a comienzos del siglo XX,  esta estación era parada obligatoria del tren para los viajeros que se acercaban a tomar las aguas termales del Balneario Puente Viesgo. Por su parte, la locomotora está catalogada como Bien Inventario, dada su importancia como parte del patrimonio científico y técnico de Cantabria.

Seguimos descubriendo Puente Viesgo con una visita a la Iglesia de San Miguel, del cual solo se conserva la capilla y la torre exterior del siglo XVIII y que recuerda al templo de San Martín de Frómistra, en Palencia (otro lugar para ir con niños del cual os hablaré más adelante).

Y, para terminar, no os podéis ir de Puente Viesgo sin recorrer parte de la Vía Verde del Pas y Parque de Corrobárceno andando, en bicicleta (se pueden alquilar en el Hotel Balneario), en patines o en patinete e, incluso, sacar el mantel y los bocatas de tortilla en el área recreativa de Corrobárceno, ya que cuenta con mesas, barbacoas, cancha deportiva o parque infantil con columpios.

 

También te gustará leer...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>