La tortuga y el mar, una lección de ecología

tarambana

Hay una frase que siempre nos ronda por la cabeza a los padres, como si de un mantra se tratara: “la mejor manera para que nuestros pequeños aprendan es a través del juego y la diversión”. Sin embargo, no todo debe ser contenido académico curricular. Hay mucho más para que los niños desarrollen aptitudes que les den la clave de su felicidad. Y es que, valores como la empatía, el compromiso, la solidaridad, la igualdad, la ecología o el reciclaje deben formar parte de su vocabulario.

Por ello, nuestra propuesta de hoy para disfrutar en familia es la obra de teatro negro ‘Tortuga y el mar’, de la compañía Tarambana, con producción de Cía. Losótroh y del SECAC (Sociedad para el Estudio de los Cetáceos en el Archipiélago Canario), quienes en esta ocasión quieren enseñarnos el daño que los humanos hacemos a los fondos marinos. ¡Nada más y nada menos que ‘teatro con conciencia ecológica’!

Gracias a la magia del montaje y a la técnica empleada en el espectáculo, nos sumergimos con nuestros pequeños en las profundidades del océano para descubrir el hogar de las ballenas, los tiburones, los delfines y un sinfín de criaturas marinas. Las bocas abiertas de sorpresa en las butacas están aseguradas. Una tortuga es nuestra cicerone, quien nos da una importante lección: la basura que tiramos al mar enferma y mata a sus habitantes.

Con una gran carga didáctica, se presentan sobre el escenario las marionetas Valentina y Carlitos, dos hermanos que solo pretenden jugar en la playa con su globo, su botella de agua… plásticos que acabarán en el mar. Esta vez no serán mamá y papá quienes les digan aquello de “eso no se hace”, tendrán a una maestra muy especial: una centenaria tortuga que mágicamente habla.

Con ella, los dos hermanos, que representan a todos los niños y adultos del mundo, aprenderán que actos que parecen inocentes, como el que ellos acaban de hacer, tienen importantes consecuencias negativas para la fauna marina. Y sin querer hacer spoiler, la obra va más allá. Solo adelanto que es toda una masterclass de Ciencias Naturales.

Este poético montaje, que nos recuerda que el agua es vida y no debemos escondernos ni excusarnos más de nuestro mal comportamiento en derrocharla y no cuidarla, cuenta con el guión de Salvador Leal, la dirección de Nacho Banacho y la música de David G. Bonacho, quien nos mece con sus olas. Sus responsables nos abren los ojos a través de una belleza emocional y mágica y con una elegancia extrema para hablarnos de un gran problema, pero también de una esperanza. Y es que, aún estamos a tiempo de cambiar las cosas. No olvidemos que el futuro es de nuestros pequeños.

 

También te gustará leer...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>