Descubre el STEM con Lego: aprender a programar con los Reyes Magos

lego stem navidad familias activas (1)

Estoy segura de que empezó la Navidad, habéis pasado horas pensando en qué regalar a los niños. En especial, quienes sois conscientes de que tienen demasiadas cosas. Tanto que no valoran lo que tienen. Si es vuestro caso, os recomiendo que para el Día de los Reyes Magos penséis esto: qué necesita aprender, cómo puede hacerlo jugando y cómo hago para que el regalo me sirva para pasar más tiempo con él o con ella. No obstante, os doy la idea de centraros en el aprendizaje del STEM, la abreviatura  de Science, Technology, Engineering and Mathematics (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas). En realidad, son las ciencias esenciales para introducirse en la robótica, un sector en auge y con el que todos vamos a tener que trabajar tarde o temprano. En este sentido, la emblemática Lego ha creado una línea de juguetes que nos permite aprender juntos y en casa algo que les va a divertir y les va a servir para su futuro.

Por qué aprender STEM en familia con Lego

¿Seguis la serie Big Bang Theory? ¿Habéis visto películas sobre científicos o ingenieros? ¿Habéis leído biografías de los mismos? Si la respuesta a alguna de estas preguntas es afirmativa, sabréis que para trabajar y disfrutar de las mismas,  las Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas, son solo las disciplinas básicas para desenvolverse en ellas. Son, podríamos decir, la técnica, pero hay muchas otras destrezas tan importantes como estas para conseguir resultados. Decimos esto porque aprender a programar o a construir no es un asunto solo de “personas de ciencias”, sino que resulta útil para los aficionados de cualquier campo.

Trabajo en equipo: construir en familia

En un mundo tan competitivo, a veces se tiende a olvidar que dos cabezas piensan mejor que una. Incluso,  solemos pensar que los logros de una persona son solo de ella. Sin embargo, esto nunca es así. Cualquier éxito depende del trabajo de mucha gente, incluidos los logros deportivos de un tenista o un golfista. En este sentido, es importante que aprendan a trabajar en equipo y que vean la colaboración como algo positivo y divertido. De este modo, verán a los demás como compañeros y no como un eslabón, como un mal necesario para alcanzar una meta. Jugar en familia, construir un robot todos juntos, es un buen comienzo.

Aprender juntos un lenguaje nuevo pero imprescindible

¿Te imaginas crecer sin conocer palabras como “bolígrafo”, “papel” o “archivar”? Extraño, ¿no? Ahora piensa en “resetear”, “formatear”… también raro, ¿verdad? Pues bien, el lenguaje de la programación y de la codificación, el html, van a ser fundamentales en la vida de nuestros hijos, sí, pero también en la nuestra. Vamos a ver cómo se incorporan en nuestros trabajos y en el resto de actividades diarias dispositivos y gadgets que van a exigir un conocimiento básico en este campo. Con proyectos como el de Lego Education u otros juguetes de robótica, ellos aprenderán estos lenguajes de manera natural, pero nosotros  también. Es probable que si recurrimos a un libro o materiales didácticos indicados para adultos, entendamos muy poco.

Resolución de problemas

Mucha gente puede acceder a una buena formación académica. Cada año salen de las universidades millones de personas con el mismo título. Lo que nos diferencia no es lo que sabemos ejecutar, sino los conflictos que podemos resolver. Ya no basta con darle a una tecla, lo esencial es tener los recursos para saber qué hacer cuando esa tecla no funciona. Es muy difícil aprender esto cuando eres un adulto. Por ello, es fundamental que incluyamos esta habilidad en su educación, pero sin añadir presión. El juego es una estrategia ideal, máxime cuando esta implica pasar tiempo con nosotros. Algo que, a fin de cuentas, es lo que más valoran.

Aprender a fallar

Por desgracia, en el cole les penalizan los errores. En las actividades deportivas también. Casi todo lo que hacen se valora por sus resultados. Jugar en familia con un juguete de este tipo es ideal para cambiar la óptica y ver el error como un camino para llegar al éxito. No en un motivo de enfado o frustración. Para llegar, hay que caminar y hay que decidir. Todos los caminos, todas las decisiones, enseñan algo, aunque no nos lleven directamente a la meta.

Los juguetes pueden servir para mucho o para nada. Por esta razón, es bueno pensar bien qué regalamos y para qué se lo regalamos. Evidentemente, lo primero tiene que ser que les ilusione y que se diviertan, pero a partir de aquí, cuanto más útiles sean, mejor.

 

 

También te gustará leer...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>