De viaje por el mundo con Tintín

tintin-viajes-herge
El primer álbum de Tintín, TINTÍN EN EL PAÍS DE LOS SOVIETS, regresó a las librerías el pasado 11 de enero, con una nueva edición a todo color. Esta publicación llegaba poco después del 88 aniversario de su primera edición y unos meses antes de las celebraciones del centenario de la Revolución de Octubre.
En el cómic, hoy considerado un clásico, un joven Hergé de apenas 21 años, comienza a definir su estilo de dibujo anticipando el carácter dinámico y viajero que se convertirían en un sello de identidad de las aventuras de Tintín.
Un gran pretexto para recorrer el mundo con este incansable viajero y con sus amigos.

Primer destino: El Castillo de Moulinsart

El Castillo de Moulinsart pertenece al legado de herencia del Capitán Haddock, y aparece por primera vez en “El secreto del Unicornio”. Suele ser el punto de partida de muchas de sus aventuras.
¿Dónde está realmente este castillo?
El Castillo de Cheverny es un castillo del Loira situado en la región de Sologne, a 200 km. al sur de París y a 15 km. de Blois. Es uno de los castillos más famosos del Loira y fue construido en el siglo XVII en un estilo clásico homogéneo. Está construido de piedra de Bourré cuya particularidad es que se blanquea y endurece con el paso de los años, lo que da a su fachada su blancura característica.
Las numerosas estancias del castillo reflejan un arte para decorar muy refinado: la habitación del Rey, el comedor y la sala de armas, donde se pueden admirar una tapicería de los Gobelinos del siglo XVII.
Tiene un parque de casi 100 hectáreas a su alrededor, donde podremos descubrir un jardín francés, un jardín inglés, un invernadero de naranjos del siglo XVIII, y una sala de cornamentas de 2000 ciervos abatidos en cazas. También hay una perrera con un centenar de perros de caza destinados a la montería, que salen dos veces por semana de octubre a marzo.
Hergé se inspiró en Cheverny para dibujar el mítico Castillo de Moulinsart, hogar del capitán Haddock. En el interior del castillo se puede visitar la exposición permanente Los secretos de Moulinsart, dedicada a Tintín y todo su universo de aventuras.
El dominio de Cheverny ha pertenecido casi siempre a la misma familia desde hace más de dos siglos, los Hurault, cuyos descendientes ocupan en la actualidad el ala derecha del castillo, cerrada al público.
Recordar que la denominación Castillos del Loira agrupa en una misma apelación a un conjunto de castillos franceses situados en el valle del mismo nombre. En su mayor parte fueron edificados y fuertemente reconstruidos en el Renacimiento francés, entre los siglos XV al XVI.
Desde 1998 esta zona es declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

El Castillo de Moulinsart es el punto de arranque de muchas de las aventuras de Tintín.

El Castillo de Moulinsart es el punto de arranque de muchas de las aventuras de Tintín.


El Castillo de Cheverny en el Valle del Loira sirvió de inspiración para crear Moulinsart.

El Castillo de Cheverny en el Valle del Loira sirvió de inspiración para crear Moulinsart.


Segunda parada: SYLDAVIA

Este país realmente no existe, se trata de un reino imaginario que aparece en los álbumes de Tintín, para el cual Hergé creó toda una historia sobre su monarquía, su cocina e incluso su idioma: el syldavo.
Se ha argumentado que, por similitudes fónicas, históricas, geográficas y culturales, Syldavia vendría a ser una mezcla de las dos regiones rumanas de Transilvania y Moldavia.
Es conocido también como el El Reino del Pelícano Negro y con todas las características propias de una Monarquía de Centroeuropa. Tiene una cultura eslava y su idioma es germánico, aunque se escribe con caracteres cirílicos.
La dinastía de los Ottokar es una de las más longevas de Europa, basada en la de los duques y reyes de Bohemia.
La primera visita de Tintín a Syldavia tiene que ver con El Cetro de Ottokar. Borduria intenta anexionarse a Syldavia y para ello trama un complot dirigido a hacer desaparecer el cetro, para que así el rey Muskar XII no pueda mostrarlo el día de san Wladimiro y pierda el trono.
La obra está escrita en 1939, pocos meses después de que Alemania se anexionara Austria. Borduria es además dirigida por Mustler, un dictador cuyo nombre resulta de la unión de Hitler y Mussolini, y tiene muchos de los elementos propios de la Alemania nazi.
Tintín volverá a Syldavia en Objetivo: La Luna (1953), Aterrizaje en la Luna (1954) y en El asunto Tornasol (1956).

Los paisajes de Syldavia recuerdan a los países de Centroeuropa.

Los paisajes de Syldavia recuerdan a los países de Centroeuropa.

Tercera parada: La Isla Negra

La Isla Negra
es uno de los comics más populares del personaje, buena parte de el transcurre en las tierras altas de Escocia. Hergé se basó para ello en la Isla de Arran, conocida como la Escocia en miniatura. Una pequeña isla de 430 km2 situada en la costa oeste de Escocia, en el fiordo de Clyde.
Para llegar hasta la isla lo mejor es hacerlo en ferri, llegando hasta la ciudad de Brodick.
La isla es una localización estupenda para hacer senderismo y bicicleta, pero también hay un servicio de autobús local o montar con tu vehículo alquilado en el ferri.
El Lochranza Castle situado en un entorno espectacular, lo reconocerás de inmediato. Se trata del famoso castillo que aparece en la portada de La Isla Negra.
Curiosamente este álbum llego a las manos del cineasta Peter Jackson, director de El Señor de los Anillos. De niño, desde su casa en Nueva Zelanda, creía ver en las islas de la bahía las mismas rocas (o similares) que aparecen en La Isla Negra. Desde entonces se quedó prendado por el personaje y con el tiempo produjo, junto a Steven Spielberg, la película animada Las Aventuras de Tintín: El Secreto del Unicornio.

La Isla Negra es uno de los comics más célebres de Hergé.

La Isla Negra es uno de los comics más célebres de Hergé.


Las ruinas de Lochranza Castle bien podrían haber inspirado a la Isla Negra.

Las ruinas de Lochranza Castle bien podrían haber inspirado a la Isla Negra.

Última parada: Machu Picchu

El Templo del Sol
es el decimocuarto álbum de la serie, publicado desde 1946 a 1948 en la revista Tintín.
Hergé había tenido la idea de una persona secuestrada en una ciudad inca perdida, inspirándose en la lectura de La novia del Sol de Gaston Leroux, en la que también aparecía la idea del eclipse de Sol.
La principal fuente de información de Hergé sobre los Andes fue el libro de Charles Wiener de 1880, una guía que contenía 1100 grabados de los que el dibujante basaría sus propias ilustraciones.
La ciudad inca de Machu Picchu es la inspiración del El Templo del Sol de Hergé, una ciudad que pasó completamente desapercibida para los conquistadores españoles. Hiram Bingham, un profesor estadounidense de historia interesado en encontrar los últimos reductos de los incas, oyó sobre expediciones locales a este lugar, descubriéndolo “oficialmente” el 24 de julio de 1911.
Se cree que la ciudad fue construida antes del siglo XV y es considera una obra maestra de la arquitectura. Su ambiente misterioso la han convertido en uno de los destinos turísticos más populares de Perú.
Hay un tren que deja cerca de las ruinas, pero antiguamente para llegar a Machu Picchu el principal sendero era el camino Inca, una caminata de tres días que parte de la localidad de Aguas Calientes.

El Templo del Sol es una de las aventuras más espectaculares de Hergé.

El Templo del Sol es una de las aventuras más espectaculares de Hergé.


Machu Picchu en Perú es una de las grandezas arquitéctonicas del ser humano.

Machu Picchu en Perú es una de las grandezas arquitéctonicas del ser humano.

También te gustará leer...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>